Viaje a Sico



Viaje a Sico

Pagina en desarrollo

"¿Quieres ir de viaje a Sico con nosotros?"
Me preguntó mi primo Pablo una tarde a los principios de Marzo de 1982. Ya estaba oscureciendo y acababa de llegar de la montaña. Venia cansado pero la pregunta me levantó el ánimo ya que siempre me ha gustado tener nuevas aventuras.

Había escuchado varias veces acerca de ese lugar pero nunca se había cruzado una oportunidad para ir a visitarlo. Talvez porque todavía era muy joven y el lugar se encontraba muy lejos de nuestro pueblo de Tocoa. Hasta ese momento nunca había tenido ninguna clase de aventuras como la que se me presentaba y sin dudarlo le contesté con otra pregunta.
"¿Cuado salimos?"
"Mañana mismo." Me contestó.
Sabiendo que no tenía ninguna responsabilidad que me detuviera me dirigí hacia mi madre que estaba sentada en una esquina de la casa y le pedí permiso el cual me concedió con muchos consejos y de repetirme que me cuidara mucho.

Mi primo me dijo que éramos 4 los que íbamos a viajar pero mi primo Beno no iba a ir con nosotros. En ese momento tuve dudas de ir ya que mi primo Beno era como mi hermano y no ir con el la cosa ya se me hacia diferente. Pablo era 10 años mayor que yo mientras que Beno tenia mi misma edad (17 años) y era de mi conveniencia que el fuera con nosotros.

Después de unos momentos corrí hacia su casa y lo encontré sentado en la sala relajándose porque también acababa de llegar de trabajar. Cuando le hice la pregunta me dijo que quería ir pero el compromiso que tenia con su trabajo no permitía hacer ese viaje. Le rogué muchas veces que fuera con nosotros y le hice saber lo importante que era este viaje a Sico. Después de un rato de rogarlo y sin conseguir lo que quería, me fui para mi casa tristemente. En cuanto llegué empaqué unos cuantos pantalones, unas cuantas camisetas, y otras cosas que necesitaría durante mi viaje. La mochila era pequeña y al terminar de empacarla, quedó bien apretada y un poco pesada. Después que terminé de empacar me fui a dormir.

Me levanté a las 5 de la mañana, desayuné, y después que recibí la bendición de mi madre, con mochila en my espalda y machete en mano, me dirigí hacia la casa de mis primos.

Papa Quintín (padre de mis primos), Pablo, y Agustín (hijo de mi papa Quintín que no se veían desde mas de 25 años) ya estaban casi listos y después de unos momentos emprendimos el viaje. Caminamos hasta el campo de aviación, lo cruzamos, y llegamos en unos pocos minutos a una cooperativa donde había un tractor cargado de gente la cual iba a trabajar cerca del área de Bonito Oriental.

Nunca había viajado en tractor y el viaje fue lento e incomodo ya que todos íbamos parados pero lo bueno es que no gastamos dinero para el pasaje.

El tractor nos dejó en el desvío que va para Francia y acto seguido continuó su viaje lentamente hacia el lugar de su destino. Después de estrecharnos un poco emprendimos la caminata hacia Sico. Caminamos por el terraplén y después de un buen rato llegamos a Francia.

Francia era una aldea localizada en las orillas de de un río. Había varias casas con paredes de tierra y techos de manaca que se encontraban a unos metros de la orilla de este río. Mientras pasábamos por allí niños y adultos se detenían, nos observaban cuidadosamente, y nos decían adiós.

El terraplén se hizo mas estrecho. Las ramas de los árboles en ambos lados se mezclaban en la parte de arriba las cuales escondían el cielo. La caminata era mas confortable ya que la sombra nos protegía de los ardientes rayos del sol. Escuchamos un carro que venia hacia nosotros con rumbo a nuestro destino. Era un Toyota de paila con doble cabina y de color azul. Era Loba y al pasar cerca de nosotros le dijimos adiós. El contestó nuestro saludo con su mano izquierda y desapareció en la distancia. 20 minutos mas tarde venia un camión con rumbo a Bonito y cuando pasaba cerca de nosotros una vos familiar me gritó.
"Adiós Teto."
Era la voz de mi prima Cheli la cual no había visto por varios años. Ella tenía 12 años y no sabia donde se había ido.
"Adiós Chely."
Le contesté rápidamente pero no la alcancé a ver porque el camión iba muy rápido.

Después de varias horas de caminar llegamos a una hacienda y el Toyota azul estaba parqueado en la orilla. Loba nos vio llegar y después de saludarnos nos dijo que se sentía mal porque no se detuvo para darnos un aventón. Le explicamos que la culpa era de nosotros porque no le hicimos seña para que nos diera un jalón.

Segunda pagina muy pronto.












References


Regresar de viaje a Sico a la pagina de Sico

Regresar a la pagina principal



Gracias por visitar esta pagina del viaje a Sico

New!" of comments have already been left on our site. Have your say about what you just read! Leave me a comment in the box below."

Inscríbete y recibe información de eventos importantes que están ocurriendo aquí en Mi Pueblo Natal. De vez en cuando te vamos a enviar promociones. No vamos a vender o compartir tu correo electrónico con nadie.

First Name
Last Name
Email
Email Marketing by TrafficWave.net





Tocoa, Colon, Honduras


Roatan, Islas de la Bahia, Honduras


La Ceiba, Atlantida, Honduras


Copán Ruinas, Copán, Honduras


Medford, Oregon, United States


Jutiapa, Atlantida, Honduras